Sedes Rusia 2018: Ekaterimburgo

Ekaterimburgo será una sede en la copa del mundo de Rusia 2018, sin embargo no resulta tan conocida ante el mundo. Aunque no parezca, es la tercera ciudad más importante de Rusia, solo detrás de Moscú y San Petersburgo. Polo industrial debido a su explotación minera, Ekaterimburgo se encuentra en la frontera simbólica entre Europa y Asia, y es una parada relevante en el tradicional transiberiano. Se encuentra geográficamente en la parte oriental de los Montes Urales y es la capital administrativa, industrial, cultural, científica y educativa de la región.

Esta ciudad creció de la nada a partir de ser un pueblo minero a una gran metrópoli como en la actualidad. Presenta gran cantidad de anécdotas, así como un circuito turístico rico en museos y arquitectura simbólica de cada período histórico. El primer emperador de Rusia, fundó esta ciudad junto al río Iset en 1723, y paradojicamente Ekaterimburgo fue la ciudad del último emperador de Rusia Nicolas II.

Turismo

Lugares que vale la pena visitar hay en toda Rusia, y en cada sede de la copa del mundo encontraremos una variedad infinita debido a la cultura y la historia con la que cuenta cada sitio. Aquí todos los turistas principalmente visitan dos lugares: Uno es la estela que divide simbólicamente Europa con Asia, esto queda en el kilómetro 17 de la ruta que se dirige a Moscú. Y otro es la casa donde los bolcheviques asesinaron y dieron fin a la dinastía de la familia real de los Romanov. 

En Ekaterimburgo hay más de 50 museos para visitar. El objeto más famoso en todos ellos es la escultura hecha de madera más antigua encontrada, el “Gran ídolo de Shigüir”. Muchos de los artefactos presentes en estos museos se remiten a las sociedades que vivían en la región de los urales con más de 5000 años de antigüedad.

La tarjeta de visita de Ekaterimburgo y el lugar favorito para muchos turistas es la Plaza Histórica. Este museo y complejo memorial, en el que durante los años 1721-1723 se fundaron plantas mecánicas, de cobre, de fundición de hierro y siderúrgicas, nos habla de los orígenes de la ciudad. En los años 70 se enterró allí una “cápsula del tiempo” para las generaciones futuras que se abrirá en 2023, el día del 300º aniversario de esta metrópoli.

Estadio

El estadio del equipo F.C Ural ha sufrido muchas remodelaciones para poder convertirse en una sede del mundial de Rusia en 2018. En consecuencia, este se ha transformado en uno de los estadios más extraños del mundo, debido a su arquitectura. Fue inaugurado en 1957 con una capacidad para 27.000 personas, sin embargo para el mundial tendrá una capacidad para 42.000.

Como no cubría los requisitos de FIFA para ser un estadio mundialista, se ha reformado de una manera insólita. Quitaron las gradas que están en las partes verticales del estadio, para ingresar otras con mayor capacidad (un total de 8.000 cada una). En fin, las gradas quedaron fuera de la cúpula del estadio y le dieron cierta deformación al mismo, para ver como quedan tendremos que esperar un poco más, pero si algo queda claro, es que tiene un aspecto un poco bizarro, con todos los contrastes que vemos hoy en día de los estadios modernos.

El Central de Ekaterimburgo albergará cuatro partidos de fase de grupos, y luego de haber finalizado el mundial, las gradas comentadas anteriormente serán sacadas y se pondrán las originales nuevamente. 

Clima

El clima en Ekaterimburgo es continental. Caracterizado por inviernos muy fríos que duran hasta siete meses, desde finales de octubre hasta mediados de abril (será una de las sedes que tendrá climas más fríos de todo el mundial). El verano es muy corto y puede durar aproximadamente 50 días. Su ubicación sobre la cadena de los urales, recibe los vientos árticos proveniente del norte de Siberia.

Gastronomía

El plato tradicional en esta ciudad son los “Pelmeni”. Son pequeñas bolas de carne de cerdo, rodeada con una masa que contiene harina, huevo, agua y leche. Esta comida no presenta un rasgo “gourmet” sino que es algo más típico del pueblo y se la conoce también como “comida de los trabajadores”. Una particularidad en torno a esta ciudad es el alto consumo de mayonesa, ya que la mayoría de los platos que se comen aquí contienen este ingrediente. Es así, que Ekaterimburgo entró en el libro Guiness de los Records por ser el lugar donde más se consume mayonesa mundialmente.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies